Empiezo a escribir esto viendo en BBC que los habitantes de Gran Bretaña acaban de decidir salir de la Unión Europea. Los mercados ya habían descontado la permanencia de la GB, así es que seguramente esperamos tiempos de turbulencia en los mercados. Seguramente Europa va a castigar fuertemente con aranceles e impuestos a la GB a fin de evitar una desbandada.

Empresas conjuntas como Airbus van a estar en problemas, seguramente. Y a la industria exportadora, ¿cómo la va a afectar? Alrededor del 80% de nuestras exportaciones tienen como destino los EUA, así es que el efecto inmediato depende de lo profundo del impacto que se viva en el vecino país.

Pero, y ¿qué pasara a largo plazo?

México ya tiene enormes retos, dada la caída en los precios del petróleo. No solo sufre el ingreso de divisas un brutal golpe por esto; la inseguridad que permea en gran parte del país también limita la entrada de divisas por concepto de turismo.

Al día de hoy, la industria de exportación se posiciona como el principal generador de divisas del país.

Toda crisis trae consigo grandes oportunidades y esta puede ser una ocasión que México debe aprovechar.

Primero vale la pena aclarar que este referéndum no es vinculativo, pero es dudoso que el Gobierno Inglés se atreva a ignorar la voluntad de su gente. El mínimo tiempo que una salida negociada debe ser de alrededor de dos años. ¿Y después?

Ni México ni los EUA tienen un Tratado de Libre Comercio con la Gran Bretaña. El enfoque que un gobierno tanto federal como local hábil debe buscar es:

  1. Negociar un Tratado de Libre Comercio con GB:

Darle un país que brinde mano de obra calificada a precios internacionalmente competitivos. Darles acceso a sus productos, ya que la UE va a cerrar sus fronteras a los productos que califiquen como ingleses. Dar opciones para sus inversiones en bienes raíces. Y muchas otras opciones más en las que México puede resultar un aliado a esta nueva Gran Bretaña.

  1. El Gobierno Mexicano puede aprovechar esta oportunidad para brindar reglas claras y de considerable permanencia que permita el re-direccionamiento de las inversiones directas, con la consecuente generación de empleos y atracción de divisas.
  2. PROMEXICO debe proporcionar a las Secretarias de Desarrollo de los Estados el padrón de empresas de la GB que se encuentran en los países europeos.
  3. Las Secretarias de Desarrollo de los Estados deben hacer su tarea y enviar a la brevedad misiones que busquen la atracción de inversión directa.
  4. Las empresas de la GB con presencia en México deben unirse, tal vez por conducto de sus despachos internacionales, a efecto de fijar posturas comerciales, en caso en que la GB y México estén en disposición de acordar un TLC.

 

Este evento puede ser de graves consecuencias a México. De hecho, tendremos impactos importantes a corto plazo. Pero tenemos la opción de tomar esta crisis como una oportunidad para mejorar el empleo y la generación de divisas en nuestro país, más otros muchos beneficios.

Depende de nuestro Gobierno Federal y los de los Estados; y de que los empresarios hagan escuchar su voz a estos.

 

Opinión de Guillermo Nogueira Jimenez Pons.